Investigan la muerte masiva de bovinos por un foco de garrapatas

Un virulento foco de garrapatas en Dolores, provincia de Buenos Aires, derivó en la masiva muerte de 133 bovinos luego de que llegara una tropa de animales ya supuestamente infestados desde Corrientes.

El episodio se produjo en una zona que estaba libre de este parásito y encendió la alarma entre los productores de esa localidad. Además, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) abrió una investigación para determinar sanciones a los implicados en el despacho de los animales.

La garrapata, que les extrae sangre a los animales y los debilita, ocasiona pérdidas físicas, como disminución en la ganancia de peso de los bovinos y menor fertilidad, entre otros aspectos, o mortandades derivadas de las enfermedades de lo que se conoce como el complejo de "tristeza bovina", que son transmitidas por este parásito.
Este parásito no ocasiona pérdidas de mercados internacionales, como sí puede ocurrir con la enfermedad de la fiebre aftosa, pero tiene un impacto económico importante en la producción, que se calcula cercano a los 200 millones de dólares anuales en el Norte.

Las regiones productoras del NOA y NEA del país son zonas de control de este parásito.

Los animales llegaron desde Bella Vista, en Corrientes, presuntamente en una operación de compraventa.

La novedad fue confirmada a LA NACION por fuentes del Senasa, organismo que declaró el foco en la zona. "Agentes del Senasa realizaron una inspección exhaustiva en un establecimiento situado en Dolores, donde se registró la muerte de animales provenientes, en enero pasado, de la provincia de Corrientes. Los agentes comprobaron la presencia de garrapata del bovino en algunos animales, por lo que declararon el foco y, de inmediato, adoptaron las medidas sanitarias correspondientes", señaló la fuente.

Ese mismo informante precisó que se había dado aviso a productores de la región y a oficinas del Senasa cercanas a esta localidad.

En el organismo señalaron que el establecimiento donde fallecieron los animales se llama Don Ernesto e identificaron a su propietario como Ricardo Tramontini, presidente de la Sociedad Rural de Dolores.

Sin éxito, LA NACION intentó ubicar a este productor para conocer su versión de los hechos.

El Senasa interdictó el establecimiento por 18 meses. Esto significa que durante los primeros 12 meses deberá aplicar un tratamiento obligatorio en todos los animales y en los otros 6 meses estará en observación y deberá constatar que no tiene parásitos. "La interdicción no impide el ingreso y egreso de tropas, que deberá hacerse al amparo de una inspección oficial del veterinario del Senasa", señalan en el organismo.
INVESTIGACIÓN

Por normas sanitarias, en una zona con garrapatas, un veterinario del ente sanitario del lugar, del Senasa o un veterinario privado deben inspeccionar la tropa de animales que se va a despachar a una región libre del parásito.

El manual dice que si encuentra garrapata no puede ser enviada. En cambio, si no tiene garrapata igual se debe hacer un baño precautorio de inmersión con productos garrapaticidas en el lugar de origen. Después los animales salen con un certificado de que no tienen garrapata.

Precisamente, hay sospechas de que se habrían burlado controles por el traslado de animales ya infestados.

Por eso se abrió una investigación sobre el productor que despachó la tropa de animales desde Corrientes y el veterinario que intervino, ya haya sido del mismo Senasa o del ente sanitario del lugar.

"Se inició un expediente administrativo para determinar la sanción al productor que despachó la tropa infestada desde una zona con garrapatas, incumpliendo la normativa vigente, al tiempo que se investigará el accionar del inspector que revisó la tropa antes de su despacho", indicó la fuente consultada.

Productores locales manifestaron a LA NACION su sorpresa por el foco en una zona libre del parásito y pidieron que se comunique la situación en la región para que otros productores tomen los recaudos necesarios.

Sin embargo, desde el Senasa señalaron que ya habían dado aviso sobre el foto a sus diversas oficinas de la región. Y agregaron: "Se inició una investigación de los antecedentes del ingreso de tropas e inspección de campos linderos comunicando la novedad a los productores vecinos".