Boca le ganaba a Racing el clásico pero la lluvia obligó a suspender

En un campo de juego inundado, el equipo de Arruabarrena lograba su tercera victoria consecutiva con gol de Jonathan Calleri. El árbitro Beligoy decidió postergar el partido en el segundo tiempo.
La inestables condiciones climáticas en la Ciudad de Buenos Aires forzaron al árbitro Federico Beligoy a suspender el encuentro que Boca y Racing disputaban en La Bombonera por la séptima fecha del torneo. En un campo completamente anegado, el local ganaba por 1-0 cuando, a los 12 minutos del segundo tiempo, el Juez tomó la acertada decisión de no continuar.
Será tarea de la AFA determinar cuándo se continuará con los 33 minutos restantes del encuentro, teniendo en cuenta que ambos equipos disputan también otros certámenes.

El conjunto local llegaba a este encuentro a la búsqueda de su tercer triunfo consecutivo y con la intención de confirmar la levantada que se inciió con la llegada de Rodolfo Arruabarrena, tras la salida de Carlos Bianchi. La visita, en tanto, necesitaba de una victoria que le permitiese dejar atrás las caídas ante Independiente y Lanús.

En una cancha inundada, que dificultaba demasiado la circulación de la pelota, Boca arrancó con mayor voluntad de ataque. Sin embargo, la primera jugada de peligro fue para Racing, con un centro de Grimi desde la izquierda que terminó en un cabezazo de Bou que se estrelló en el palo.

El deplorable estado del campo de juego no le permitía a ninguno de los dos generar una estrategia clara de juego. La pelota se trababa y facilitaba errores en todos los lugares de la cancha. Jugar por abajo era una tarea casi imposible y las acciones asociadas escaseaban. Además, las lesiones eran un riesgo latente en cada cruce, como en la jugada en la que Gastón Díaz cometió una dura falta ante Fernando Gago.

En este marco, las pelotas paradas se convertían en las mejores posibilidades para generar peligro cerca de los arcos. Los defensores quedaban más expuestos a cometer faltas por la dificultad para rechazar.

“El Xeneize” iba a disponer la apertura del marcador sobre los 25 minutos. La última línea de Racing no hizo pie en la salida y los atacantes locales estuvieron atentos para robar. Meli limpió la jugada, Carrizo habilitó rápido a Jonathan Calleri y este definió ante la salida de Sebastián saja para decretar el 1-0.

Los dirigidos por Diego Cocca respondieron con un tiro libre de Grimi que salió por arriba del travesaño. “La Academia” juagaba lejos del arco y no creaba situaciones claras.

La cantidad de agua en el césped seguía siendo determinante en el desarrollo de las acciones del complemento. Antes del minuto, Castillón tuvo su chance cuando definió suave por sobre el cuerpo de Orión y la pelota se frenó camino al arco, lo que le permitió a Colazo llegar a salvar la caída de su valla casi sobre la línea.

Finalmente, ante la imposibilidad para tener un desarrollo normal y tras una charla con los capitanes y los técnicos, Beligoy decidió decretar la suspensión a los 12 minutos de la segunda parte.

“El juego estaba desnaturalizado. Apuntamos a ver si en el receso podíamos solucionarlo, pero cuando arrancamos el segundo tiempo nos dimos cuenta de que no se podía”, explicó Beligoy.